Y TÚ ¿QUÉ QUIERES SER DE MAYOR?

¡Y yo qué sé, Señora!

Esa era la frase mágica que te hubiera encantado contestar a tus padres, a sus amigos, a tus profesores, y a todos los inevitables que te hicieron la misma preguntita de marras una y otra vez.

Como mucho ponías cara de ¡Ah! ¡¿Qué es conmigo?! Y con un hilito insignificante de voz decías…

—Pues no sé. Mi madre dice que maestra o enfermera…

No se te ocurría contestar otra cosa, porque en tus tiernas neuronas de adolescente, los únicos planes de futuro que se conjeturaban eran: saber si el chico que te gustaba iría a la misma fiesta que tú el próximo sábado, si tu más mejor amiga te dejaba el jersey que se acababa de comprar y que aún no había estrenado, y que en dos días tenías un examen de trigonometría y que aún andabas liada con las ecuaciones de primer grado (aunque esto último no te quitaba el sueño).

PERO LO QUE SÍ TENÍAS MUY CLARO, es que aunque no tuvieras ni pajolera idea de lo que ibas a hacer con tu vida en media hora, ni mucho menos cuando fueses mayor; lo que no te daba la real gana era consentir que nadie tuviese la más mínima intención de decidir por TI.

La señora, que no había escuchado lo que tú te habías dicho para ti misma, para tus «adentros», no iba a darse por vencida, y tu madre menos aún ¡Cómo si no la conocieras!

En ese momento, la inquisidora y mejor amiga de tu madre, paseaba su mirada a cámara lenta de ella a ti y de ti a ella, mientras abría la boca con intención de poneros la «carita colorá» a las dos. Pero tu madre, que lo de más vale una vez colorá que ciento amarilla, lo tenía más que aprendido contigo, se convierte en Billy La Rápida y la calla rápidamente diciéndole:

—¡Déjala! ¡Qué menudo pavo tiene! ¡Qué edad más mala, chiquilla!

Por un segundo pensabas que la conversación había terminado y que te habías librado de aquella Torquemada de escote infinito y sombra de ojos multicolor. Amagabas con dar un paso para salir de escena y dejar de ser la protagonista de sus alardeos, pero en eso, tu madre te apretaba sibilinamente el hombro dejándote ahí.., quietecita.., sonriente…

—Mujer. La niña dice que quiere ser maestra o enfermera. Porque claro, una carrera tiene que hacer y qué mejor que cualquiera de esas dos para una chica.

GRACIAS UNIVERSO… GRACIAS.

jennifer lopez applause GIF by NBC World Of Dance

De sobra sabemos que nuestras madres, nuestros padres, nuestra gente, nuestro mundo; lo hicieron lo mejor que pudieron y supieron. De hecho es exactamente lo que ahora hacemos nosotras. Intentar no cagarla con nuestras criaturitas a cada cosa que les enseñamos. Pero también sabemos que el UNIVERSO no siempre ha estado ni está de nuestra parte.

Para mí, lo de andar más perdida que un chivo en un garaje ha sido casi rutina. No quería ser casi nada de lo que he sido hasta hace pocos años, y mucho menos si era por imposición (rebeldecilla que es una). Incluso ahora, habiendo conseguido casi todos los objetivos profesionales que me marqué hace tiempo, sigo buscándome a cada segundo.

Y es que, aunque siempre he sabido lo que NO quería ser, nunca tuve demasiado claro lo que SÍ. Me dejé llevar y acerté… o eso creía yo.

Ha tenido que pasar la vida. MI VIDA. Para que haya tenido el suficiente valor de decirme…

—¡CHAVALITA, QUÉ ESTO ES AHORA O NUNCA! O espabilas y lo haces o te acuestas a seguir soñándolo ¡Tú verás!

Porque como cantaban mis amados Danza Invisible, a la calle donde he vivido tanto tiempo, la luz del sol solo llegaba a ratos, y he decidido mudarme a una ventana que ha conseguido que no vuelva a estar desenfocada nunca más.

Lo de darle a las teclas para juntar una letra con otra y crear historias que toquen el corazoncito de alguien en algún momento, para mí sigue siendo el mayor de los sueños por cumplir, pero lo que ahora SÍ SÉ es que es la manera en la que quiero vivir, que no quiero ser CUALQUIERA, que quiero SER YO, esté donde esté mi destino, me espere el sitio que me espere, en el lado que sea de la carretera.

Chicas Cocodrilo. Vamos a decirle ADIOS a ese malvado «run-run» interno que nos enreda con sus miedos inservibles. ¿Por qué no empezar a creérnoslo hoy mismo?
Vamos a conseguir lo que nos propongamos ¡NOS LO MERECEMOS!

4 respuestas a “Y TÚ ¿QUÉ QUIERES SER DE MAYOR?”

    1. Despacito y con buena letra. Pero seguro que lo haremos.
      Besazo.

  1. Claro que sí. Así se habla. Nos merecemos todo y ya. Me alegro me hayas encontrado a tu YO y hayas conseguido lo que querías. Hacia delante, siempre.

    1. ¡No puedo paraaaaarrrr! Jajajajaja. ¡Vamos a por ello, Fabusmía! Y si es juntas, MEJOR.

Deja una respuesta