LA TRASTIENDA DE LA MOVIDA

LA TRASTIENDA DE LA MOVIDA: Dícese de los ratitos de charlas, risas, piropos, sueños de teclas compartidos y demás menesteres, que suceden por MD (Instagram), whatsapp, etc, y que pueden llegar a convertirse en amistad de la güena.

 

Es decir, La Trastienda es el ALMA de La Movida. El lugar donde todo ocurre. De hecho, sin ella no hay Movida, no hay SARAO. 

 

Ahí afuera, en el garito, la música suena mucho mejor, las copas están más fresquistas con su bloque de peces de hielo nadando dentro, y la vista se recrea con esos palmitos que se lucen, sin medida, bareto arriba, bareto abajo.

 

Pero al fondo, a la izquierda, hay una puerta que el «supuesto glamour» ignora. Es allí donde se cuecen mil letras, más risas y alguna que otra lágrima que nunca llega a caer porque siempre hay una mano que la seca y que la convierte en un guiño que suena al brindis infinito de dos birras… ese que te remueve toitas las entrañas pá decirte que aquí no ha pasao ná.

 

Fabus, pronto hará dos años que dejé la puerta de LA TRASTIENDA abierta para que entrase quién quisiera y viniese con ganas de bien, y hoy no puedo estar más in love con todas y todos los que habéis ido llegando, sin saber muy bien de que iba esta movida, pero que decidisteis quedaros a verlas venir. Y yo, ante semejante derroche de cariño desinteresado, solo quisiera que mi adoradísima Lina Morgan se apoderase de todito mi ser —con vestido de mucho brilli, brilli y enorme boa de plumas de avestruz incluidos— para cantaros con más amor que vergüenza, eso tan bonito que dice…

 

 

Pues eso, que estoy más que AGRADECIDA y EMOCIONADA de teneros conmigo. Y es que La Movida de las Chicas Cocodrilo solo tiene sentido si mis FABUS continuáis por aquí, aunque solo sea de vez en cuando, para que compartamos ese ratito de risas morriñeras que tan bien se nos da. (Y quién dice risas, dice lo que a cada una y uno se le tercie, siempre que sea con UN TERCIO entre las manos con el que BRINDAR, claro está).

 

Chavalismo, el caso es que da igual que entréis por la puerta principal o por la de LA TRASTIENDA, solo sé que necesito teneros cerquita, y ahí es cuándo la matan. Porque antes de que nuestras vidas dejasen de ser nuestras —allá por el otoño del maravilloso y lejano 2019 y el invierno del nefasto pero casi ahora añorado 2020—, nosotros andábamos en La Trastienda planeando quedadas para esa primavera que llegó pero que nos pasó de largo. Quedadas de ilusión desmedida, en las que por fin íbamos a poder conocernos, abrazarnos, besarnos, reírnos y brindar en directo. Mi ilusión sigue igual de intacta, ya os lo digo, y sé que la de muchos de vosotros también, pero hasta que llegue el ansiado momento…

 

¿Qué os parece si abrimos aquí UNA NUEVA PUERTA A LA TRASTIENDA? 

 

Se me ocurren una y mil cosas que podemos morder juntos: Contarnos las cosas bonitas que nos pasan, apoyarnos mutuamente en los atranques varios, echar unas risas porque sí, menearnos unos a otros… ¡Vamos! ni más ni menos que lo que ya venimos haciendo por privado, pero poniéndolo chulo en La Trastienda para que luzca mucho por todas partes.

 

En MIS SARAOS voy a ir colocando, poco a poco, los post de Instagram que nunca se publicaron en el blog porque eran OTRA MOVIDA, pero que nacieron en esa TRASTIENDA privada, a veces a petición vuestra y, otras veces, inspirados en lo mucho que aprendo cada día de vosotros.

 

En GENTE GUAPA no sé muy bien lo que va a pasar o, ni siquiera, si va a pasar algo. Volveré a la vieja Trastienda y os preguntaré si os apetece que echemos un ratito juntos en la nueva como más coraje os de: charleta por escrito, publicar lo que os apetezca, vídeo llamadas a lo loco (¡Ay omá, eso sí que es un sarao de los güenos!)… lo dicho, LO QUE QUERÁIS, CÓMO QUERÁIS y CUÁNDO QUERÁIS.

 

¡¡¿¿HACE??!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta