DAME UN KILT Y DIME TONTA

Y desde luego que no lo digo por Doña Claire Fraser (Sassenach para las amiguis).., ¿O sí?


Lo que quiero decir, toda inocente yo, es que siempre me han vuelto loca los cuadros escoceses allá dónde quiera que estén: en una manta campera; una moqueta; una cazadora bomber «coolquetemueres» (¿te acuerdas hermana?); en los divinos pantaloncitos joggers que me agencié este invierno; o en una faldita de tablas, recta o con volantitos en el culo, como aquellas preciosidades que vendían en Solana allá a principios de los 90′. Pero eso es otra Movida para contar y no parar en LA MODA JUVENIL.

Al grano Mamencita ¡Qué te vas del mundo!

Pues sí. Adoro la Falda Escocesa en todas sus versiones, y si dentro trae puesto a MI JAMIE FRASER, entonces es cuando me da un «lerele bien dao».

Miss Piggy Comedia GIF

Pero por favor os pido que no penséis ni por un momento que me quedo en la superficialidad superficial de lo buenorrísimo que está el maromo: ¡NEURONAS MALPENSANTES!

Mi Jamie es mucho más que ese metro noventa y tantos de perfecta perfección. Con su melenaza pelirroja al viento, espalda de armario ropero de cuatro cuerpos, ojos azul piscina en tardecita cordobesa de 45º C a la sombra, culo de «no me toques las palmas que me conozco», morritos de ¡ay qué te lo via comé tó! y mandíbula de empotrador alado.

ÉL es el novio que toda madre querríamos para nuestras hijas (incluso para nuestros hijos), y eso sí que es insuperable.

Evidentemente, ahora os estaréis preguntando que por qué carajo os estoy dando la brasa con semejante monumento en SENSACIÓN DE VIVIR, en vez de hacerlo en AMORES DE BARRA.

Pues jasmías, tiene una explicación muy simple.

A Mi Jamie (NUESTRO JAMIE, que siempre hay que compartir las cosas bonicas con las amigas) no creo que me lo vaya a encontrar nunca ni por una casualidad «serendipítica», en una barra poniendo copas ni tampoco comprando una barra pan. Ya os lo digo.

Aunque bueno, lo mismo me doy una vueltecita por las High Landers y quién sabe… Que Glasgow no debe de ser muy grande ¿verdad? Eso sí que sería una SENSACIÓN DE VIVIR pero de ¡Ainss, qué lo mismo hasta levito!

señorita piggy GIF

¿Y ella? ¿Cómo es de bonita y apañá Mi Sassenach? Lo mismo le cose los bajos de la falda a medio ejército jacobita, que abre en canal al otro medio para sacarles las balas o para extirparles una apendicitis.

Pero ELLA es mucho más.

Desde ya os advierto que este ejercicio no es nada fácil. Tenemos que hacer el esfuerzo insuperable de quitarle los ojos de encima al bueno y buenorro de Jamie, aunque solo sea por un momento, para darnos cuenta de que ELLA sí que es lo MÁS DE LO MÁS.

Mi Sassenach HACE DE SU CAPA UN SAYO. Y a partir de aquí poco más tengo que decir.

Ella simplemente sabe lo que quiere y va a por ello, pase lo que pase y le pese a quién le pese. Pero lo más importante, es que SABE LO QUE NO QUIERE, y aunque la vida le chulea un «poquito ná más» con esas Piedras mágicas de: que si voy, que si vengo, que si como me despiste me encuentro con mi prima la de Villaarriba y Villaabajo (porque perdonad que os lo diga, pero hay capítulos en que las piedrecitas están más transitadas que el ascensor del Corte Inglés en los 8 días de oro)…

… Ella no se conforma. Ella lo BUSCA, lo ENCUENTRA y lo DISFRUTA. Y no solo al Pelirrojo de ensueño (qué también), sino todo lo que se propone.

Por supuesto que toda la serie es MARVELOUS, MARVELOUS (No digo Maravillosssa, Maravillosssa que os creéis que soy la del chiste), pero lo que no quiero es hacerle destripamiento spoileriano a todas las Chicas Cocodrilo que aún no la hayáis visto.

Solo os voy a hacer una importantísima advertencia. ¡Aguantad hasta el tercer capítulo, POR FAVOR!

El principio me descolocó tanto que incluso llegó a aburrirme, y la dejé. Ahí la estuve saltando con el mando durante más de año y medio… ¡TONTA, TONTA Y MIL VECES TONTA! Y lo mismo les pasó a casi todas las Fabulosas con las que la comento a menudo.

Pero ¡¡¡Ayyyy amigaaaaaa!!! Si superas ese tercer capítulo ¡ESTÁS PERDIDA!

No podrás parar por mucho que quieras. No podrás hacerlo por mucho sueño, hambre, pis, sed o cualquier otra necesidad básica-primaria que te surja (menos las que te llegan de sopetón mientras estás viendo al Señor y a la Señora Fraser haciendo uso del matrimonio). Tú, tu maromo o maroma, tu perro, tu gato, la vecina del quinto y hasta su jilguero, os moriréis de «ansía viva» hasta que cada día lleguen a vuestros oídos las primeras notas de Sky Boat Song…

Y entonces LA FELICIDAD.

Cuatro temporadas (liadillos con la quinta que andurrean). Un sin fin de capítulos. MALOS MALÍSIMOS y GUAPOS GUAPÍSIMOS. Historia super bien novelada. Aventuras. Amor del bueno y Doña Sassenach comiéndose sus dos mundos.

El verdadero DRAMA llega cuando te sientas a comer y tu chico te dice…
—¡Niña! Qué le estoy dando vueltas al mando para arriba, para abajo y para todas partes y Outlander no está.

Y tú le contestas desde el otro lado del pasillo a voz en grito…
—¡Cómo no va estar, chiquillo! Mira bien. ¡Verás como voy yo y lo encuentro!

PERO NO. Tú, más chula que una gamba, VAS… PERO NO LO ENCUENTRAS. Y es que anoche, de madrugá, visteis el último capítulo de la cuarta temporada y no os disteis ni cuenta de que, en ese preciso instante, todo vuestro mundo conocido (del último mes, claro está) había terminado para siempre.

A partir de ese día yo solo le pido una cosa a todos los Dioses del Olimpo o donde narices vivan ahora los Dioses:

Diana Gabaldón. Prometo comprar y leer toda la saga en formato papel y llevarlos hasta a la playa aunque pesen como un demonio, pero por favor ¡NUNCA DEJES DE ESCRIBIR!

Las Fabulosas Chicas Cocodrilo y hasta nuestros Maromos, necesitamos Outlander ahora y en cualquier época a la que las Piedras de Craigh Na Dun, nos quieran enviar.

5 respuestas a “DAME UN KILT Y DIME TONTA”

  1. Ha sido bárbaro, me ha encantado. Eres súper divertida para narrar. Hilas fenomenal las bromas y los pensamientos.

    1. Jejeje, es que nuestro Jamie no se merece menos. Muchas gracias y Bienvenida a La Movida

    2. Gracias compañera!! Es que dónde se ponga una faldita escocesa con semejante relleno, que se quiten todos los trajes regionales del mundo mundial.

  2. Pues… Así como lo cuentas… Tendré que verla.

    1. ¡Estás tardando, Fabusmía!

Deja una respuesta