¿Y TÚ DE QUÉ VAS? 2º PARTE. Del Ford Fiesta Blanco al Cadillac Solitario.

De los náuticos a los boogies de charol y plataformón. De los lazos de colores en coleta estratégicamente despeinada, a cola de caballo bien prieta con perfecto flequillo a lo Cleopatra. Del maquillaje color ladrillo cual autobronceador esturreado, a ojo con rabillo negro sesentero (eyeliner para las más finas) y por supuesto, morros rojos como […]