AMORES DE BARRA: ¿REINVENCIÓN o EXTINCIÓN?

Con la que tenemos encima y la que, por desgracia, aún nos tiene que caer, tenéis todos los permisos del mundo mundial para llamarme frívola después de leer esto, pero es que estoy realmente preocupada con este temita de marras.

 

¿Se puede saber cómo CUJONS van a seguir ligando las criaturitas de hoy en día sin una barra en la que apoyarse?

 

Que sí, que ya lo sé. Que hay Tinder, Meetic, Happn, Pof… (que conste que acabo de pedirle a Mister Google que me chivatee un par de nombres porque, en esto de pillar cacho en la red, tengo menos experiencia que Candy-Candy con Anthony, ya os lo digo), pero Fabus, nos pongamos como nos pongamos y como decía aquí mi primo, Alejandro Sanz:

 

¡NO ESSSSSSSSSSSSS LO MISMOOOOOOO!

 

alejandro sanz no soy una de esas GIF by Jesse y Joy

 

¡Pues claro que no es lo mismo!

Ese… hazme un huequito a tu vera pá pedí una copita, aunque el resto de la barra esté vacía.

Ese… no pienso pestañear para no quitarte el ojo de encima, desde la otra punta de la barra.

Ese… «que dice el moreno de ahí atrás que a la siguiente estás invitada» mientras tú, apoyaita en la barra como si lo estuvieras en el «quicio de la mancebía» le guiñas un ojo con más arte que discreción.

Ese… ¿Dónde narices se ha metido que ya no lo veo?

Ese… ¡Uff, ahí está! Habrá ido al baño, pero sigue desgastándome a miraitas…

 

Alejandro Sanz No Soy Una De Esas GIF by Jesse y Joy

 

Todos esos «ESE» que ninguna app de ligoteo variopinto que queramos descargarnos, nos van a devolver.

 

Ya sé que os coloqué el vídeo de AMORES DE BARRA de mis adoradas Ella baila sola en el FLETE 2: El Cazador Cazado, pero es que la cancioncita es la A-E-I-O-U de cómo se triunfa en una noche de alterne (alternas con un@s, alternas con otr@s, no vayáis a pensar en otro tipo de alternamiento, que os conozco, chavalismo), pero, si ahora NO HAY BARRAS ¿Cómo narices nos vamos a arrimar al queré?

 

Y todo esto mientras descuelgas la goma derecha de la mascarilla para dar un sorbito, y vuelta a recolocarla después del sorbito —con tironcito en el centro y recolocamiento también de la p…. gomilla izquierda que, sino, no hay manera de dejar eso derecho—. Porque esa es otra. Ruinón interplanetario el que tenemos encima, pero poco se habla del que tienen los fabricantes de barras de labios…

 

¡ESTO ES UN SINVIVÍ!

 

Vamos, que una se tiene que arreglar ahora a las doce de la mañana como si fuese de cotillón de fin de año (¿Cotillón? Soy más antigua que un peine en el bolsillo jajajajaja) porque a las diez p.m hay que salir corriendo de vuelta para casa y nos tiene que dar tiempo a lucir los modelazos. Pero además, ni pintarnos los morros de colorao podemos ya (rojo Valentino, Dior o Chanel para las más pudientes, que nunca fue mi caso), porque cuando nos retiramos la mascarilla para darle el sorbito al gin tonic de Martin Miller (que una es pobre pero con el paladar muy fino pá las cositas ricas), el carmín está tan restregado que parece que nos hemos zampao una ristra enterita de chorizo al infierno.

 

Stop No GIF de Kochstrasse ™

 

¡Qué no! Que no es lo mismo.

 

Que a mí y, probablemente, a casi todos los que tenemos cuaimuchos, lo de los AMORES DE BARRA nos pille ya un poco retiradillo ¿o no? (que eso de generalizar está muy feo), pero me duele en el alma ver como el chavalerío, que tenían que estar ahora mismo comiéndose con los ojos, con la boca y con todo lo que cada uno quiera y le permitan (claro está), no puedan ni arrimarse para mirarse de cerca. 

 

¿Frívola? A lo mejor. Sé que el marrón es de dimensiones astronómicamente letales con las que no se debe ni puede bromear, y que no lo único importante es salvar vidas y echar a este maldito bicho de una vez pero, ver cómo a nuestros jóvenes se les escapan de entre las manos casi cualquier oportunidad de relacionarse en directo, me da mucho miedito. 

 

Estoy segurísima de que su capacidad de ADAPTACIÓN y REINVENCIÓN no tiene límites y que, simplemente, saldrán adelante como lo hicieron otras muchas generaciones que no lo tuvieron tan fácil como la mía. Y eso es, PRECISAMENTE, lo que me tiene acojonaita perdía…

 

Que la FIESTA se haya terminado.

 

 

 

 

 

 

4 respuestas a “AMORES DE BARRA: ¿REINVENCIÓN o EXTINCIÓN?”

  1. No nos van a hacer abuelas nunca. Porque el gato adoptado no cuenta para el apellido. Me parto amiga. Qué amigas están las cosas del querer para los cachorros. Y las del trabajo, y …. vale, me callo.

    1. Ni teniendo todas las papeletas pillan las criaturicas. Pero tú y yo seremos siempre IMPERECEDERAS, lo de abuelas ya será otro cantá jajajajajaj ❤️❤️❤️

  2. Cómo me gustan tus escritos, amiga. Un gustazo leerte.

    1. Y a mí tenerte siempre ahí, cerquita. Gracias Jefa!!! ❤️

Deja una respuesta